HABILIDADES Y TÉCNICAS PARA MEJORAR EL ESTUDIO

HABILIDADES Y TÉCNICAS PARA MEJORAR EL ESTUDIO

Sabemos que no es fácil retomar una actividad que muy probablemente y por muy diversas razones ha quedado interrumpida durante tiempo. Enhorabuena por tomar una decisión que, aunque sabes que va a ser costosa, va a valer la pena. Uno no nace sabiendo estudiar. Igual que uno no nace sabiendo aprender a conducir. Se necesita prácticas y determinados criterios que te pueden ayudar a sacar rendimiento a tu esfuerzo.

Vayamos por partes…

Los conocimientos están integrados por conceptos relacionados entre sí, del más simple a los más complejos, formando una red… Si conceptos nuevos no conectan con los previos  no habrá aprendizaje. Por ejemplo, es más fácil que un alumno comprenda la estructura de América Latina si proviene de un país de ese entorno. Sin embargo, un alumno español comprenderá mejor la estructura del Estado Español, con Comunidades Autónomas, provincias, etc.

Aprender significa cambiar un concepto, bien por ampliación, por modificación o por reorganización. Para aprender (que es distinto a memorizar), necesitamos:

  • Enlazar
  • Grabar
  • Hacer propio
  • Almacenar
  • Reproducir

Grabar es memorizar, pero todo se perderá si no lo haces propio, lo almacenas habiéndolo hecho propio y luego no lo reproduces.

Todo aprendizaje requiere además el dominio de una técnica. Ahora bien, las técnicas necesitan ser entrenadas. Podemos enseñar cómo se monta en bicicleta, pero no se aprende a montar en bicicleta hasta que realmente montamos en ella y empezamos a pedalear. Igualmente podemos enseñar a aprender, pero no se aprenderá hasta que no se ponga en práctica la teoría aprendida. Para que yo aprenda a utilizar el tiempo futuro en los verbos ingleses, necesito practicarlo, entrenarlo muchas veces. Después, como el andar en bici, lo tendré automatizado. Igual pasa con las matemáticas. Si he sabido manejar los porcentajes muchas veces, a base de entrenamiento, luego será mucho más fácil que pueda emplear esos porcentajes en la vida diaria.

El aprendizaje de cualquier técnica exige constancia.

 ¿Qué es estudiar?

Para estudiar necesitamos leer. Pero simplemente leyendo no estamos estudiando. Estudiar implica leer varias veces, entender, analizar qué te cuentan, hacerlo propio y poder contar tú mismo, poder reproducir lo que estás aprendiendo.

Las técnicas.

Antes de estudiar todo alumno debe formularse tres preguntas:

  • qué tengo que hacer ►► anotar en la agenda lo que está pendiente
  • cuándo lo tengo que hacer ►► reservar algunos huecos al día para hacerlo
  • cómo lo tengo que hacer ►►  utilizando las técnicas de estudio.

Antes de ponerte a estudiar debes consultar tu agenda y comenzar por aquellas tareas más difíciles, seguir por las más fáciles y terminar con las de dificultad media.

En su horario, si es posible, deberías diferenciar entre un tiempo para hacer los deberes, otro para estudio y otro de repaso.

A veces es útil subrayar. Las palabras subrayadas deberían ser muy pocas, nombres, fechas, verbos que expresen el mensaje central…

Hay muchos tipos de esquemas. A veces se aconseja usar llaves sobre un folio apaisado. También puede haber otros tipos de esquema. Hecho el esquema, debes comprobar que lo entiendes y que es correcto lo que has escrito, antes de pasar a memorizarlo.

La memoria es la capacidad para retener y evocar lo aprendido. Sin embargo, podemos olvidar lo aprendido.

¿Por qué olvidamos lo aprendido? Hay muchas teorías que intentan explicar el olvido. Parece ser que cuando aprendemos algo lo grabamos en nuestra mente, pero las nuevas informaciones recibidas (percepciones, vivencias, nuevos conocimientos…) hacen un efecto de interferencia y, al cabo de algún tiempo, eso que antes sabía queda “no disponible”: lo he olvidado.

Pero eso no quiere decir que quede borrado para siempre: es información que está en tu mente y que puedes evocar si repasas. (Es mucho más fácil repasar que estudiar algo nuevo).

RECUERDA: la memoria a Largo Plazo, es decir, la capacidad para recordar durante mucho tiempo requiere repetición y repaso.

El olvido sigue unas reglas: olvidamos más datos justamente después de haber estudiado, en los primeros minutos, a las pocas horas.

CONSEJOS PARA CONTRARRESTAR EL OLVIDO:

  • Es mejor estudiar un tema en varias sesiones. Fijas mejor el contenido.
  • Cuánto antes empieces el repaso, mejor: es más fácil “recuperar” algo que has empezado a olvidar hace poco tiempo.
  • Para que unas ideas no interfieran con otras, puedes alternar las materias (se “mezclan” menos las cosas que son totalmente distintas).
  • Da buenos resultados programar un tiempo de repaso al final de la sesión.

Una última sugerencia. Hacerte una “chuleta”, es decir una ficha para los repasos. En la ficha solamente deberían figurar aquellas palabras que realmente necesites recordar para desarrollar el tema, las que te gustaría que te “soplaran” en el examen. Por mucho que se estudie, si no se repasa periódicamente, se olvidará, por ello es necesario repasar por la noche lo estudiado cada tarde, antes de que pasen ocho horas; los fines de semana hay que repasar todo lo estudiado durante la semana, y las vísperas de los exámenes volver a repasar lo que va a entrar en dichos exámenes.

CONCLUSIÓN: Siguiendo este método, solamente hay que estudiar una vez, cada tarde, al llegar a casa, lo que cada profesor haya explicado en su clase, y repasar la “chuleta” tres veces, antes de acostarse, los fines de semana y antes de cada examen.

RESUMIENDO…

  • Lectura (comprensiva)
  • Análisis (estudio)
  • Síntesis (resumen)
  • Esquema (palabras clave)
  • Memorizar (por asociación)
  • Autoevaluación (comprobación)
  • Repaso (ficha)

 

 

 

 

 

Anuncios